9 razones para ir con tu hijo a la biblioteca infantil

¿Te has planteado alguna vez a qué edad puedes comenzar a ir con tu hijo a la biblioteca infantil?

biblioteca infantil

ilustración de Darío Méndez

No hay ninguna duda de que los niños disfrutan viendo cuentos, escuchándolos, hojeándolos.

Disfrutan oyendo sus historias una y otra vez o mirando sus ilustraciones.

Hoy te voy a dar 9 razones para ir con tu hijo a la biblioteca (aunque estoy segura de que podría encontrar algunas más).

 

1.- No hay prisas ni ruido

En un mundo en el que siempre vamos corriendo de un lado a otro y hacemos varias cosas a la vez, te propongo probar a entrar con ellos a la biblioteca.

Es un lugar mágico, donde reina el silencio, donde el tiempo se detiene. Un lugar repleto de libros que invitan a sentarse en una sillita o en el suelo y disfrutar.

 

2.- Es gratis

Estamos tan acostumbrados a consumir, consumir, consumir, que se nos olvida que hay recursos gratuitos a nuestra disposición y este es uno de mis favoritos.

Los libros, especialmente los infantiles, son caros porque son una maravilla y muchas veces no podemos permitirnos comprar muchos ni tenemos porqué. En la biblioteca pueden disfrutarlos siempre que quieran o llevárselos a casa por un tiempo.

Si descubres alguno que les encanta, siempre puedes comprarlo para tenerlo en casa.

 

3.- El paraíso de los libros

Cuando entran, tienen montañas de ejemplares para elegir. Estanterías repletas. Y a diferencia de las librerías se pueden coger, hojear o leer. Según lo que les apetezca ese día pueden disfrutar unos u otros.

Hay una gran variedad de libros infantiles: grandes, pequeños, con texturas, con solapas que se despliegan… libros sobre animales, planetas, manualidades…

Eligid el que más os apetezca y sumergiros en él.

 

4.- Nada de tecnología

A veces nos quejamos de que los niños están demasiado influenciados por las nuevas tecnologías.

¿Qué mejor que pasar un rato en la biblioteca donde parece que uno retrocede a una vieja época donde sólo existen los libros y no hay distracciones ni pantallitas brillantes?

 

5.- Fomenta su responsabilidad

Recuerdo la carita de mis hijos cuando sacaban su carnet para llevarse el libro del fondo del mar o del perro que se llamaba Oscar y, Maria José la bibliotecaria, les daba la ficha para que firmaran.

Entonces, encaramados a la sillita y sacando su legua iban poniendo su nombre con letras irregulares, unas más grandes que otras, torcidas… y con cara de satisfacción se llevaban su libro debajo del brazo.

Un libro que sabían que tenían que cuidar porque no era sólo de ellos sino de muchos niños. Un libro que tenían que devolver a la semana siguiente para que otros pudiesen disfrutarlo como ellos.

 

6.- Motívales a la lectura

Es un placer tener un buen libro entre las manos de esos que te atrapan. De esos que no puedes parar de leer, que te envuelve en su historia donde te sumerges y ries o lloras con sus personajes. De esos que no quieres que se acaben.

Ir a la biblioteca fomenta el hábito de lectura en los niños y, aunque a una determinada edad el sistema educativo practicamente se lo cargue con eso de las lecturas obligadas, ahí queda el poso y saben que pueden disfrutar con los libros porque ya lo han experimentado.

 

7.- Estimula su imaginación

Los cuentos y libros infantiles estimulan la imaginación.

La variedad de personajes, las aventuras, los acertijos y adivinanzas, las ilustraciones…

Los niños poseen una gran fantasía y con esta actividad podemos regarla y abonarla para que crezca y se haga más grande todavía.

 

8.- Ayúdales a conocer el mundo que les rodea y a hacerse preguntas

Ahora mismo existen libros que explican de una forma muy visual y muy sencilla el mundo que les rodea.

Hay libros sobre el cuerpo humano, las plantas, los animales, el embarazo, las emociones…

Leer con ellos estos libros es un buen momento para explicarles cosas sobre las que ellos se hacen preguntas y saciar la enorme curiosidad que tienen.

Una excusa para dialogar o proponerles un tema de convesación, hacerles preguntas para que reflexionen, buscar información en otros libros…

En esta era donde parece que todo lo que pone en internet o nos cuentan en la tele es la verdad, ir a la biblioteca puede fomentar en ellos el hábito de buscar información en diferentes fuentes, contrastar, pensar por ellos mismos y no quedarse con lo primero que alguien les diga.

 

9.- Encontrar pasiones y hobbies

A través de los libros los niños pueden descubrir qué cosas les apasionan, sobre qué temas quieren aprender y descubrir más.

Si ves que hay un tema determinado que les interesa podéis buscar más información en otros sitios: ir a un museo, una exposición, internet, buscar otros libros…

 

Resumiendo

– Una maravilla de actividad que te recomiendo que hagáis una vez a la semana.

– Que aporta un montón de beneficios y que se puede hacer en familia.

– Los días de lluvia o de mucho calor.

Aprovecha también para llevarte tus propios libros y encuentra algún ratito para disfrutarlos (seguro que puedes arañarle algunos minutos a las redes sociales o al whatsapp 😉 )

Además en la mayoría de bibliotecas públicas hay un calendario de actividades para los más pequeños como cuenta-cuentos, teatro, concursos de dibujos…

Y por último…

aquí te dejo el enlace de la red de bibliotecas de España donde puedes buscar por comunidades autónomas, provincias o municipios y encontrar la que está más cerca de ti 🙂

Me ha encantado contar con la colaboración de Bruno (dándome ideas de por qué a ellos les gustaba ir a la biblioteca) y de Darío que ha hecho la ilustración 🙂

Déjame si te apetece en los comentarios cuáles son los libros favoritos de tu hij@ y si quieres realizar cualquier consulta por correo electrónico te dejo aquí el enlace.

Me encanta que me dejes comentarios ;-)