música para niños. ¿cuál es la mejor?

Hoy te hablo sobre la música para niños

música para niños

El post de hoy está inspirado en algo que me ocurrió este domingo pasado.

El mercado de artesanía en el que participo coincidió con una actividad para familias y la plaza estaba llena de juegos tradicionales con los que padres e hijos podían compartir tiempo de juego y diversión.

Imaginaos una plaza de pueblo llena de niños y de papás disfrutando, jugando, riendo, solecito agradable,   y… de fondo… ¡¡¡¿¿¿Reguetón???!!!

Una compañera artesana y yo, fuimos a hablar con la persona que se estaba encargando de poner la música y nos dijo que si teníamos otro disco, él encantado lo ponía, pero que utilizaban esa música porque “como es lo que les gusta a los niños…”

Y, la verdad es que, no estoy de acuerdo con esto.

No con el hecho de que les guste, que puede que si (de hecho, había niños de cinco años que cantaban algunas de las canciones enteritas) sino con que se de por hecho, que si es un evento en el que hay público infantil haya que limitarse a ese tipo de música de fórmula o a los tan trillados cantajuegos.

Me parecía que en un evento en el que se ponía a disposición de los niños un montón de juegos tradicionales que no están acostumbrados a ver y se fomenta que conozcan otra forma de divertirse al aire libre, sin que los estímulos vengan de un aparato electrónico, era un momento fantástico para poner otro tipo de música que escuchen menos y aportarles, también, variedad y riqueza de experiencias musicales.

Así que aproveché el Mp4 que tenía en el coche y se lo llevé al chaval proponiéndole, por ejemplo, que pusiésemos a Kepa Junquera (si no lo conocéis os invito a hacerlo).

Y, de repente, la plaza se transformó. Los papás bailaban con los niños y el ambiente era totalmente diferente.

Y es que creo que la música tiene grandes poderes ¿tú no?

Por poner una analogía, es como si por el hecho de que a los niños les guste la pizza congelada (y a nosotros nos resulte cómodo hacerla porque en 10 minutos tenemos la cena hecha) sólo les demos eso de comer.

No digo con esto que no se pueda comer pizza congelada ni escuchar reguetón. Lo que quiero decir es que también debemos darles la oportunidad de que conozcan otras cosas y tengan otras experiencias, porque de esa manera podrán enriquecerse y elegir qué es lo que más les gusta.

En el ámbito de la música precisamente, hay tanta variedad y tanta buena música donde elegir…

Recuerdo que en la escuela, los niños me pedían sin parar el disco de los cantajuegos. Si les hubiera hecho caso no habrían escuchado otra cosa. Pero llegaba a acuerdos con ellos para escuchar otros estilos de música y una vez que las conocían también me pedían esos discos. ¡Se había ampliado el repertorio!

Yo, personalmente, tengo mis gustos igual que tú. Cada persona tenemos  nuestras preferencias y nos gusta escuchar una música u otra pero es fantástico conocer cosas nuevas y esto también se puede aplicar a otros ámbitos.

Ofrezcámosles variedad de estimulos para que sean niños ricos en experiencias. ¡Experimenta con la música!

Y tú ¿qué opinas?

Si te interesa este tema también puedes leer este otro artículo en el que te hablo sobre los beneficios de bailar con tu hijo.

Me encanta que me dejes comentarios ;-)