¿Cómo estimularle para que hable?

¿Cómo estimularle para que hable?

El tema del habla suele generar bastantes conversaciones entre los papás:

  • ¿Tu niño ya habla? el mío todavía no dice nada

  • Su hermanito a esta edad ya hablaba por lo codos

  • Antes decía algunas palabras y de repente ya no las dice…

    Me gustaría darte en este artículo algunas pautas sobre cómo evoluciona el desarrollo del lenguaje y algunas ideas para favorecerlo.

Cada niño tiene su ritmo:

En el lenguaje como en otros aspectos del desarrollo, hay diferencias individuales.

Es decir, que cada niño lleva su ritmo particular y además éste es uno de los aspectos donde puede haber mucha diferencia entre unos peques y otros estando todos dentro de la normalidad.

¿Cómo evoluciona el lenguaje?

Vas a ir observando cambios en tu bebé en cuanto a la adquisición del lenguaje.

Primero de todo vamos a aclarar una diferencia:

El lenguaje lo utilizamos para expresar sentimientos, ideas… y el habla sería la manifestación oral de dicho lenguaje.

Osea, que podemos utilizar formas de comunicarnos diferentes a la oral.

Podemos comunicarnos utilizando otras vías como los ojos, la sonrisa o el llanto, las caricias…

Así, los bebés, hasta que pueden decir “tengo hambre” o “me duele la tripita” utilizan el llanto para comunicarse y se ríen o hacen ruiditos cuando quieren manifestar que están contentos.

Para que el habla se produzca tienen que madurar determinados órganos que permiten que las palabras se puedan articular (no voy a entrar en eso ahora), la cosa es que es un tema fisiológico.

Cosas que puedes observar:

  • Hasta los 3 meses puedes observar si tu peque reacciona ante los sonidos y si se calma o sonríe cuando le hablas.

  • De 4 a 6 meses son capaces de seguir los sonidos con los ojos y balbucear

  • De 7 meses a 1 año pueden imitar sonidos y entender palabras comunes

  • De 1 a 2 años pueden decir algunas palabras con sentido, reconocer partes del cuerpo, señalar imágenes sencillas en un libro y seguir órdenes sencillas.

  • A partir de los 2 años su vocabulario se amplia. Es lo que se llama la explosión del lenguaje.

Pero como te he dicho antes, hay una gran diferencia entre unos niños y otros así que intenta no agobiarte ni agobiarle a él y si estás preocupad@ consulta a tu pediatra.

 

La comprensión va antes que la verbalización

Es decir, el niño comprende todo lo que le dices pero todavía no habla.

Cuando le dices “¿dónde está…?” o “Dame…” él lo hace pero todavía no lo expresa con palabras.

¿Cómo puedes estimularle?

  • Háblale mucho de forma natural. Cuéntale lo que estás haciendo, dónde vais a ir… nárrale las acciones que estén sucediendo de forma natural.

  • Cántale: Ya te he hablado en otras ocasiones de lo importante que es la música para el desarrollo del niño y en el lenguaje tiene una gran repercusión.

  • Enséñale libros al principio sencillos, con imágenes grandes y claras y ve diciéndole lo que muestran. Más adelante cuéntale cuentos. Esto va a ampliar su vocabulario y le va a estimular a hablar.

  • Habla con él aunque sea un bebé. Cuando haga ruiditos imítale, haz una pausa para que él te cuente y respóndele, anímale a que te cuente más (“¿En serio?, no me digas, ¿todo eso me cuentas? ¿y qué más?”)… Según vaya creciendo irá utilizando las palabras para seguir contándote cosas.

  • Jugad a poner caras y muecas, a soplar (alrededor del año), a sacar la lengua… Estos juegos ayudarán a que los músculos de la cara y la boca estén fuertes para articular mejor el habla.

  • Cantar canciones con gestos les ayuda a asociar esos gestos con las palabras, a identificarlas, a recordarlas… y además es muy divertido 😉

  • No le “comprendas” todo. Hay niños que son tan expresivos que nos acostumbramos a su “lengua de trapo” y no se tienen que esforzar para comunicarse con nosotros.

  • No le corrijas. Cuando el niño empiece a hablar y diga una palabra mal, devuélvele una frase natural en la que tú emplees la palabra de forma correcta pero no le digas “no se dice así, se dice…”. De esa forma le animas a continuar hablando.

    Luego vendrá la época en la que te pregunte por qué a todo, quiera saberlo todo y dirás “¡jo, si parecía que no iba a hablar! 🙂

¡Es magia pura! ¡Disfrútalo! 😉

¿Te apetece contarme alguna anécdota relacionada con el lenguaje infantil? Te espero en los comentarios.

Image courtesy of nenetus at FreeDigitalPhotos.net

2 comentarios:

  1. Fantástico el post, como siempre.
    Supongo que algún día hablaras aquí de lo interesante que es la actividad acuática desde que son bebés para diferentes aspectos de su desarrollo. Pero este artículo me ha recordado un montón de ejercicios que se pueden hacer en la piscina o en la bañera (y casi nunca cuando estamos a la mesa) que favorecen la articulación del lenguaje. Soplar y hacer pedorretas (como ya has mencionado) hacer burbujas con la boca, burbujas con la nariz (mugiendo como una vaca), coger agua en la boca y echar un chorrito (como una ballena)…

Me encanta que me dejes comentarios ;-)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.