Inspirar o enseñar a tus hijos

Inspirar o enseñar. Esa es la cuestión.

Inspirar o enseñar

Alguna vez te has preguntado cómo podrías inspirar a tus hijos para que sean mejores, para que sean felices, educados…

La mayoría de las veces, los adultos nos planteamos más cómo educar, cómo enseñar, cómo mostrar el camino para que todo eso suceda.

Y creo que hay una pequeña diferencia entre enseñar e inspirar.

Enseñar supone que ellos no saben y nosotros si. Inspirar tiene que ver con ayudar a que crezca algo que ya está ahí.

Cuando abrí este blog hace unos años, me propuse inspirar a padres y madres para que se sintiesen más seguros al criar y educar a sus hijos porque partía de la idea de que los que mejor les conocen son ellos.

Hoy quiero ayudarme de alguien que, a su vez, resulta muy inspirador para mí. Se llama Benjamín Zander.

Le conocí hace un par de años (no en persona ya me habría gustado) a través de este vídeo que encontré en una red social. Cuando terminé de ver el vídeo busqué más información sobre él y descubrí que había escrito un libro: “El arte de lo posible” junto con su mujer Rosamunde Stone (a quien también me habría encantado conocer) en el que hablaban de cómo inpirar a las personas que hay a nuestro alrededor. Busqué el libro en la biblioteca y, después de leerlo con avidez, descubrí que eso es lo que yo he estado tratando de hacer siempre (no siempre de forma consciente) y lo que me mueve en todos los proyectos en los que me implico y me emocioné profundamente.

De repente, leí la frase que encabeza mi blog y que he cogido como máxima de vida “No olvides agitar tu varita que hay un mundo que crear” y vi que todo tenía que ver con esa filosofía que explica en este video y en su libro. Me pareció que era alguien que mostraba cómo conseguir, que cada persona se sintiese importante, que de alguna manera trabajaba por la igualdad y porque cada ser humano se sienta empoderado.

“Un líder es aquel que es capaz de hacer que a las personas que tiene a su alrededor le brillen los ojos”. Es aquel capaz de inspirarlas para que saquen lo mejor de ellas mismas.

Y eso, justamente eso, es lo que deberíamos hacer los padres y los maestros. No comparar, evaluar, juzgar o poner expectativas super altas sino ayudarles a mostrar esa gran persona que ya son. Sí, ya sé que es difícil porque nosotros mismos hemos crecido siendo juzgados, evaluados, comparados…

También sé que tú tiempo es oro pero quiero animarte a ver este vídeo de 13 minutos porque estoy segura de que después de verlo te vas a sentir inspirado para inspirar a mucha gente a tu alrededor y este mundo necesita eso ¿no crees? Te prometo que serán 13 minutos muy bien empleados.

Y cuando hayas terminado de verlo contesta a esta pregunta: Y tú, ¿qué nota te pones y qué nota vas poniendo a las personas que se cruzan en tu camino? Y simplemente ponte en marcha. Tienes mucho que inspirar al mundo. Y… si te apetece contarme qué te ha parecido puedes hacerlo en los comentarios.

Image courtesy of olovedog at FreeDigitalPhotos.net

 

2 comentarios:

  1. Cris , gracias por compartir este post. Estoy de acuerdo en que tenenemos que inspirar a los demás, seguro que recibimos mucha inspiración de vuelta.

    • Gracias a ti por comentar. Siempre vuelve lo que ponemos en el mundo para bien o para mal. En este caso tienen que volver cosas buenas 😉

Me encanta que me dejes comentarios ;-)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.