zero waste o residuo cero

zero waste o residuo cero ¿has oido hablar de este movimiento?

Zero waste

 

Consiste en reducir al máximo los residuos y la basura que generamos a diario.

Al parecer, El ser humano genera una media de 1,2 kg de residuos lo que se traduce entre 7.000 y 10.000 millones de toneladas de residuos urbanos en todo el planeta entre todos los seres humanos.

Lo cuál es una barbaridad, ¿no te parece?

Hace unos meses, hablando con un vecino muy querido del pueblo donde vivo, que tiene noventa y pico años, me contaba cómo antes no había contenedores de basura en el pueblo. Uno, me decía refiriéndose a si mismo, hacía compost con las sobras de comida o se las daba a las gallinas u otros animales y los papeles de periódico donde le envolvían la carne o pescado que comprase se quemaban en la chimenea.

La leche se iba a buscar a la lechería en un cántaro, el pan se compraba en el horno y se llevaba a casa en una bolsa de tela y la fruta y la verdura se recogía en el huerto o se intercambiaba con algún vecino.

¡Igualito que ahora pensé!

La cosa es que, casi sin darnos cuenta nos hemos convertido en una sociedad de usar y tirar.

Alguien hace poco me sugirió escribir sobre este tema en el blog y cuando me he puesto a buscar información he alucinado.

De repente estoy tomando conciencia de cómo estamos funcionando y me he propuesto empezar a reducir en casa los residuos.

Movimiento Zero waste o residuos cero

Te cuento en qué consiste el movimiento para que puedas sumarte de alguna manera a él.

No te digo que vivas como vivía este vecino pero seguro que si que puedes cambiar algunas cosas y sumando muchos pocos se consigue un gran impacto.

También creo que es fundamental concienciar a nuestros hijos, porque si yo que de pequeña usaba por ejemplo pañuelos de tela ya ni me acuerdo, imagínate ellos que ya han nacido en la época en la que todo es desechable.

 

El movimiento se basa en las cinco erres:

1.- Rechazar todo lo que no nos haga falta

Zero waste

Estoy segura de que tú, igual que yo, compras un montón de cosas que realmente no necesitas. A veces nos encaprichamos de cosas que luego realmente no utilizamos y ahí están en un rincón. Igual nos pasa con los niños. Es habitual que tengan un exceso de juguetes que tienen amontonados sin darles uso.

¿No te pasa que tienes adornos, cacharros de cocina, ropa en el armario… que no utilizas nunca pero que ahí la tienes?

Pues se trata de pensar antes de comprar lo que sea, si realmente lo vamos a utilizar, si lo necesitamos (esto de necesitar es muy peliagudo y depende mucho de tus valores porque necesitar, necesitar, no se necesita casi nada). En fin, que dependerá de lo que te quieras comprometer con todo este movimiento y el consumismo. Se trata de hacer un consumo más responsable.

 

2.- Reducir lo que necesitamos

Hay muchas cosas que si que necesitamos pero que podemos reducir mucho. Una vez más dependerá de lo que te quieras implicar. Aquí van unos ejemplos:

  • Los productos de limpieza: nos venden que hay que usar un producto para cada cosa que viene con su envase de plástico correspondiente. Mira a ver de qué manera lo puedes reducir. Hay gente a la que le gusta hacer sus propios productos de limpieza. Si es tu caso, en internet puedes encontrar un montón de recetas para hacerlos en casa.
  • Productos de higiene personal (champús, cremas, gel, colonias…) muchas veces tenemos demasiados productos que también se pueden reducir.
  • Evitar los juguetes que llevan pilas
  • Pañales de tela
  • En casa lavar al peque con una esponja y secarle con una toalla (si sales fuera puedes usar las toallitas desechables). Además así reducirás los productos químicos en la piel de tu hijo.
  • Envases de plástico: Hay muchos productos que se pueden comprar a granel de manera que reduzcamos los envases (legumbre, pasta, huevos, especias… que puedes tener en casa en botes de vidrio).
  • La fruta y la verdura, si la compras en una frutería también la puedes comprar a granel sin que venga envasada en una bandeja igual que la carne, el pescado y el embutido. Leyendo blogs he visto que hay personas que llevan sus cacharros para que el pescadero, carnicero o charcutero se lo guarde allí.

 

3.- Reutilizar.

Aquí tienes algunos ejemplos

  • Comprar de segunda mano: hay ropa, juguetes, utensilios que utilizamos para los niños como el carrito de paseo… que se pueden comprar de segunda mano y están en buen estado.
  • Cuando ya no vayas a utilizar cosas puedes regalarlas o venderlas para que se les dé un segundo uso (aplicaciones como wallapop, mercados de segunda mano… tienen mucho éxito)
  • Usar bolsas reutilizables para hacer la compra (esto afortunadamente desde que los supermercados comenzaron a cobrar las bolsas de plástico lo hace bastante gente)
  • Usar una bolsa de tela para el bocata del recreo del niño en lugar de envolvérselo en papel de aluminio
  • Botellas de agua de alumnio que se pueden rellenar.
  • Cambiador de tela plastificada.
  • Usar una yogurtera para hacer los yogures en casa en lugar de comprar los envasesados. Además es más natural 😉

4.- Reciclar todo lo que no podamos reutilizar

Zero waste

Utilizando los contenedores habilitados para ello (vidrio, plástico, cartón…). Lo ideal es aplicar antes los anteriores puntos para llevar al contenedor la menor cantidad posible de residuos.

Además también se puede reparar lo que está roto antes de tirarlo.

Antes había tiendas en las que se reparaban los zapatos, los pequeños electrodomésticos… ahora como sale más barato comprar uno nuevo… pues lo compramos y listo.

 

5.- Rot (que en español significa compostar)

Hay personas que pueden compostar en casa y usar ese compost para abonar el jardín por ejemplo. Si no es tu caso, pues nada.

 

Bueno, mi conclusión es que hay muchas cosas que se pueden hacer, unas muy fáciles, otras que llevarían más esfuerzo y otras realmente complicadas (al menos para mi) pero como te decía al principio creo que todos podemos cambiar alguna cosa por pequeña que sea y de esa manera contribuir a que este planeta sea más sostenible y además educar a nuestros hijos para que vivan de una manera más responsable porque al ritmo que vamos… este planeta no creo que nos dure mucho.

Así que me comprometo a:

  • Comprar en establecimientos locales de manera que reduzca lo máximo posible los productos envasados
  • Comenzar a comprar productos como pasta, legumbre… a granel
  • Pensar antes de comprar algo si realmente lo necesito
  • Reducir el uso del papel aluminio

Y tú, ¿por dónde vas a empezar?

Si te apetece saber más te dejo aquí el enlace con un blog que he encontrado y que me ha encantado porque da un montón de ideas buenísimas para concienciar y vivir de una manera más ecológica

http://ecoblognonoa.com/

Image courtesy of Keerati at FreeDigitalPhotos.net, Image courtesy of scottchan at FreeDigitalPhotos.net, Image courtesy of FrameAngel at FreeDigitalPhotos.net, Image courtesy of Stuart Miles at FreeDigitalPhotos.net

 

Me encanta que me dejes comentarios ;-)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.